Lo siento [Spa]

Vítor Baía salió y consiguió rechazar el tiro. Sin embargo, fatalidad, el balón rebotó en la cara de Alfonsito, Alfonso Pérez Muñoz, y entró llorando en la portería. Se me encogió el corazón. El Betis se ponía por delante en la final del Bernabéu, 1997. Alfonso, Finidi, Jarni. Guardiola, De La Peña, Figo.
Yo era un barcelonista más, tenía trece años.

 —

En efecto, soy uno de tantos españolitos que es del Barça o del Madrid.
Tengo la excusa de haber nacido en Barcelona, cierto, pero la verdad es que me crié en Alicante y que el Hércules siempre me dejó indiferente. Yo me enamoré del equipo blaugrana a principios de los noventa y ya no hubo vuelta atrás. Todavía recuerdo a mi padre decirme aquello de “no es normal que el Barça gane 4 ligas seguidas, estás viviendo una época dorada”. Tenía razón: el Dream Team se fue a pique poco después y aprendí lo que era sufrir en la derrota. Continuar leyendo “Lo siento [Spa]”